Perfil: Patricia Artés



Patricia Alejandra Artés Ibáñez. Activista, directora, profesora e investigadora teatral. Magister en Estudios Culturales y Lic. en Artes de la U. Arcis; actriz de la Academia de Actuación Fernando González. Especializada en Teoría y Práctica del Teatro Político en la U. Complutense de Madrid. Directora de la cia. Teatro Público. Participacion en residencias artísticas internacionales. Activista de la Colectiva La Jauría. Expositora en coloquios y congresos en Chile, Argentina, Cuba, Francia, México y España, varios textos publicados como por ejemplo “Movimiento estudiantil en Chile del año 2011: Experiencia de la multitud y teatralidades”





Email: artes.pravda@gmail.com
Facebook:  https://www.facebook.com/profile.php?id=1045200489





Movimiento estudiantil en Chile del año 2011: experiencia de la multitud y teatralidades.

Patricia Alejandra Artés Ibáñez.

Fragmento:

"MendigosdeLaEducación":


El soporte de la acción es el gesto reiterativo de la mendicidad instalados en múltiples cuerpos. Este recurso representacional provoca una interesante tensión al visibilizar la precariedad de la multitud mediante una de las representaciones sociales de quienes no tiene voz ni visibilidad, de quienes en su condición de subalternos ni siquiera son parte de las demandas de la multitud.

La multitud representando mediante la (una) representación de lo subalterno sus demandas. La mendicidad instalada en aquellos (los estudiantes) que, a propósito de lo que mencionamos anteriormente, debido a la supuesta movilidad social que habilitaría el mercado de la educación, son destinados a construir y pensar la sociedad. Esto nos resulta sumamente importante porque lo que hace esta acción es romper con la correspondencia entre el sujeto estudiante y su representación de dirigente de la sociedad, y evidencia la relación social imaginaria que constituye un supuesto ser estudiante. Con esto no quiero decir que lo que haría entonces sería restablecer ‘las relaciones reales de existencia’10, sino más bien fracturar la ficción social que supone ser estudiante. “(...) es crucial que la ideología sea ahora entendida no como lo que está escondido y oculto, sino precisamente como lo que es más abierto, aparente y manifiesto: lo que ‘tiene lugar en la superficie y a la vista de todos. Lo que está escondido, reprimido o fuera de la vista son sus cimientos reales.’ Althusser entiende la ideología dominante ‘como el ‘sistema de ideas y representaciones’ por medio de las cuales los hombres entienden y ‘viven’ una relación imaginaria con sus condiciones reales de existencia: ‘Lo que se representa en la ideología no es, por tanto, el sistema de relaciones reales que gobierna la existencia de los hombres, sino la relación imaginaria de aquellos individuos con las relaciones reales en que viven’” (Hall, 2010, pp. 240-241). Así entonces, lo que estaría poniendo en escena esta teatralidad no sería el develamiento de lo real de la existencia, sino la puesta en evidencia de la superficie de la representación imaginaria de las relaciones de nuestras vidas. En este sentido podríamos decir que una manera de exceder las prácticas ideológicas dominantes es poner en crisis la manera en que han sido representadas.

El espacio físico (Paseo Ahumada) donde se instala la acción, es justamente el lugar en el que se desarrolla gran parte del consumo y la deuda de buena parte de la multitud, aquí se encuentra una diversidad de sucursales de la banca privada que precarizan la vida de los jóvenes a través de los créditos de estudios.

Para Josette Féral, las teatralidades se definen “por las capacidades de transformación, de trasgresión de lo cotidiano, de representación y semiatización del cuerpo y del sujeto para crear territorios de ficción.” (Diéguez, 2007, p. 41). En este sentido esta acción es capaz de crear una territorio de ficción, buscando “la manera en que las formas artísticas reflejan las estructuras o los movimientos sociales” (Rancière, 2009, p.12), y dotando al trascurrir cotidiano como escenario de reflexión y diálogo de un problema político en una situación social específica, mediante la acción (el hacer) y no la afirmación de algo.

Los vasos que usan estos ‘Mendigos por la Educación’ para pedir dinero tienen los logos de los bancos que prestan los créditos que costean sus estudios. El dinero, entonces, que se reciba no es para el estudiante sino que pasa directo a la banca privada. Resulta muy interesante la puesta en crisis del gesto de la caridad, puesto que evidencia su inutilidad, esta no haría más que seguir enriqueciendo y fortaleciendo a la banca privada.

La caridad no sería una interpelación a los individuos que transitan por el paseo, se dirige a la multitud; no tiene como propósito que cada quién aporte para el pago de la deuda, sino que pone en la escena social la imposibilidad de solucionar un problema estructural mediante la caridad de Estado (mayor presupuesto, menos intereses a los créditos, becas, etc.), puesto que la educación, al igual que otros aspectos sociales, son bienes comunes que deben estar al disfrute de todas y todos.


El recorrido de la AEEA desde su conformación en el Museo de Arte Contemporáneo y en las acciones que realizan, articula múltiples elementos que transitan de manera indivisible desde los impulsos políticos de desarticular nuestra realidad insoportable, y los deseos de construir un imaginario que responda al orden hegemónico mediante la estética entendida como experiencia, señalando la importancia, en el sentido de R.Williams, de lo cultural como elemento configurador de las relaciones sociales y, por lo tanto, de su potencia emancipadora. 

Según lo recién planteado me aventuro a decir, que muchas de las prácticas que acontecen en nuestro presente han dejado de dar cuenta de un sentir de época para desplazarse a la potencia de la ‘estructura del sentir’ – que para Beatriz Sarlo- es un horizonte de posibilidades imaginarias

Para Toni Negri, volver a tomar la palabra en el arte, “significa hablar colectivamente, esto es, expresar el valor que colectivamente hemos producido y que colectivamente hemos reconquistado, arrebatándoselo al mercado. La concepción exclusiva del talento artístico en el individuo y su consiguiente supresión en la gran masa- decía Karl Marx- es un efecto de la división del trabajo”. (Negri, 2000, p. 47). El trabajo de la Asamblea de estudiantes de arte y sus relaciones de producción responden al deseo de tomarse la palabra, al deseo consciente del apetito de dotar al transcurrir cotidiano de lo vital, desplazando los límites y obstáculos de la angustia a la que estamos sometidos hacia horizontes emancipatorios.

No fue la pretensión de este trabajo dar respuestas cerradas a las preguntas que abren este texto a propósito de determinar qué fue lo particular al movimiento estudiantil o sobre sus efectos políticos. Tampoco establecer una discusión teórica sobre teatralidades a propósito de la práctica escénica aquí abordada, sino más bien, proponer una problemática y un terreno abierto de discusión que sigue siendo vital de pensar en nuestros tiempos, me refiero a la relación entre movimientos sociales, lo político, lo estético y lo cultural; y visibilizar, lo que a mi juicio se constituye como una fuerte apuesta cultural, que intentan reconfigurar significados que se posicionan en el campo de lo social cotidiano, ampliando los puntos de resistencia y potencia de imaginarios emancipatorios de la multitud.

__________________________


9 Enlace video: http://www.youtube.com/watch?v=3Ei7GbTX9F8.
10 Pertinente y revelador resulta lo que señala S. Hall, respecto a lo que se referiría Marx con el carácter imaginario de la relaciones reales de existencia y a la ideología: “no es ‘falsa’ en el sentido de que no exista, pero es ‘falsa’ en el sentido de que, dentro de sus límites, no puede expresar y encerrar la relación social plena sobre la que descansa el sistema en última instancia. El mercado representa un sistema que requiere producción e intercambio como si consistiese sólo de intercambio. (Hall. S, 2010, p. 229)


____
Puedes descargar el documento completo desde http://antoniablanco.com/sites/default/files/Masa%20anónima%20y%20comportamiento%20colectivo.%20Actas.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario