Reseña de Pía Barros al libro "Eva y su cuaderno de gesto"














Reseña
Pía Barros
Los gestos de esta Eva que busca lugar llegaron hace unos años para su lectura. De todos los trabajos, éste se destacaba por la reinvención de la mirada, por su “habito el gesto suicida del soñante”. La poesía siempre será un asombro, un desgarro, lo inasible y sin embargo tan vestuario cotidiano. Asistimos a las palabras como si fueran conjuros que nos acercan a lugares que revisitamos sin haber estado allí jamás, una suerte de concatenaciones que sólo son posibles en el espejeo que la realidad poética nos propone.
Desde la mirada de la sujeción, la rabia y la ironía, Eva cuestiona a Dios, al abuso, a los hombres, a las niñas perdidas ante el gesto de la violencia, a las mujeres rabiosas de recuperar y recuperarse. Eva, esta Eva y las que nos habitan, nos abre en dos con “Hay veces que duele nacer con el día”. Caminamos con ella, vemos su deseo y sus malos amores, su necesidad de irse útero adentro ahora que no puede más que parirle hijos al deber ser. Los gestos referidos, aquellos que se ordenan en la visión poética, son un cuestionamiento, una búsqueda desde ya desencantada de los abismos a que es arrojada una y otra vez, en el fallido intento de la redención. Sabemos que no hay inocencia en ningún gesto, menos en el de las palabras. La autora y Eva lo saben y lo llevan a través del texto como un castigo entregado por los otros que limitan su cuerpo y vuelo.Pero Eva anuncia “No quiero continuar siendo costilla, sólo palabra”, emerge hacia una posible redención por medio de nombrar no sólo los deseos propios, sino también los ultrajes. Se encabrita y rebela y devela. Y todas las Evas se nacen aquí, en la tristeza y en la fuerza, en el parir que desdobla y construye otros niños, otras miradas y ademanes para ser escritos, porque tal vez la escritura sea el único gesto posible para dar sentido y recapitular con voz decidida en el viaje de ser mujer, buscar en las otras que precedieron, el hermanar voces.A fin de cuentas “El paraíso estaba entre mis piernas”

Libro: Eva y su cuaderno de gesto

Autora: María José Rivera Oyarce

Editorial: Mujeres de Puño Letra