Ensayo: Yertos

Yertos
Por Claudia Kennedy


Lo que hace posible esta antología es el ambiente que se forma en esta sub-región y que se ve transportada de distintas maneras al texto por los autores presentados en Chena. Lo anterior fue parte de lo expuesto para el primer tomo de Chena: antología de poetas contemporáneos del Maipo. Desde ahí manifesté que existían elementos y ambientes comunes, correspondientes, por cierto, a esta sub-región poética. Dichos elementos cargaban a los autores del primer tomo, la pregunta que hoy surge es si esta línea se mantiene o modifica extensamente en el segundo tomo aquí presentado. Puedo entregar a usted un ápice resolutivo señalando la palabra Maipo como voz indígena, imagen de río y valle, espejo de naturaleza y conflicto. Ante lo anterior hallaremos distinciones de ruralidad, lo que nos provoca entretejer una suerte de larismo yerto y presente en las viejas y nuevas generaciones. Todo parece suponer que en la medida en que nos alejamos del centro nos volvemos también polos distintos por naturaleza, negados por la urbe y objetándola como polo único de creación y manifestación artística o política. 

Pero en la medida en que Maipo, se transforma como un nuevo polo, no deja de ser o de estar en oscuridad, en humedad de acequias, en vida. 

Elementos entregados por los autores tanto del tomo I como del tomo II de la antología aquí expuesta, que señalan dimensiones del Maipo son: -Política, en donde los espacios generacionales se vinculan, mediante la presencia de lo natural, la presencia del Chena como espacio de conflicto político y natural-político. -Los restos de urbe. -La urbe o la negación de la urbe. -Lo natural, animales insectos. -Las maquinas, las avenidas. -La arquitectura, el castillo, la maestranza, metal-madera. -El lumpen. -Los barrios. 


Dentro del Maipo existe una confusión inextirpable, en la medida en que el mismo no logre definirse, no logre comprender su sentido una vez se sienta influyente y magno a la vez que preso y desarraigado del centro, no se sabe mas que invariable y eterno en la misma invariabilidad, nos encontramos entonces sobre un espacio de eterno transito. Son los habitantes del propio Maipo quienes distinguen su weltanschanung salvaje. En la medida en que el curso histórico lo empuje hacia una constante pugna. De ahí hacer mención a elementos de industria y de naturaleza, elementos de metal y de madera, una contraposición que aviva la idea de confusión, dicha experiencia si bien, por si sola, no es propia del Maipo, si lo es acompañada de los espacios de larismo yerto en su exhalación. Magallanes Moure anuncia tal ambiente cuando expone: “...Revuelan nuestras almas / errantes, ignorando qué escondido / rincón de tierra guarda sus despojos...” 

Existe una abstracción que nos desgrana los ojos sin saber dónde ir, es la incertidumbre de la caída perpendicular entre las épocas, es el desasosiego de los artista al no dar nada por cierto, en la medida en que se les presente confuso. En la medida en que lo único para creer sea la poesía y ésta no se presente táctil sino al espíritu cuando un montón de hojas en la comuna de San Bernardo se desquebrajan como los habitantes del Maipo, esta es la imagen de ambas antologías; este es el tono (razón tenía Pérez al hablar del tono) en el soplo yerto del Maipo. 






Sobre el texto:
Del texto oríginal "Maipo" a "Yertos" Febrero del 2008
Publicado en Chena Antología de Poetas Contemporáneos del Maipo, v.II, Ed. Puerto Alegre, 2008
Publicado en blog de la autora en Abril del 2008
Publicado en éste sitio en Febrero de 2012