Crítica a La Croa Del Sapo

La Magia Canta
Comentario crítico a la obra de Beatriz Montecino:
“La Croa Del Sapo”
Por Claudia Kennedy M.

Existe en la obra de Beatriz Montecino un principio romanticista forjado en la contemplación de la natura mas se aleja en pequeños causes de James Thomson por esa proximidad social de intensa inquietud. Se contempla al hablante como alejada y pasiva, así como desafiante ante el inminente futuro de los hombres, seres internos en la tierra y partícipes de un mundo en ocasiones mágico cuando envuelve al mundo natural. Es así señoras y señores existe una mirada que describe el circular ritmo de vida de quienes integran el espacio natural.
Beatriz Montecino, autora del libro “La Croa Del Sapo” se muestra pasiva y por ello se auto define descompuesta en la acción presente, más con un futuro, que como ya se ha manifestado, avizora la acción más certera desde la quietud.
De Esta manera la escritora describe a su espacio de no-acción como un espectro sagrado que vive. Desde allí se visualiza aquella punción entre lo permitido y lo prohibido. Se manifiesta el peligro de lo no-real pero a su vez hace posible alejarse de la nefasta hiperrealidad. Dentro del mismo espacio pero vinculada con la acción del humano, se aprecia un suave acercamiento al espacio social de trabajo, pero no cualquier paisaje de trabajo, sino aquel emanado desde el subsuelo, desde la tierra negra y pesada.
Dentro de la línea de la autora se distingue que el acercamiento romántico a la natura se vuelve Larica cuando integra los espacios de su propio mundo, de aquel paraje que cuenta con ella como un sujeto en movimiento. Desde allí nos dice:
“...Nunca más tendederos con sacos
ni hojotas que ondeen en el aire
ni tortillas en horno de barro
ni rescoldos de brasas quemado

solo gime..........la ausencia su rastro.”
(MI CIA ROSA FLOR)

Por lo demás permitámonos jugar con la imagen que le da nombre al libro y así comencemos a croar y a saltar como lo hace un anfibio, pues éste no se queda quieto sobre una única roca, sino también juega con los espacios y los sonidos, es así como se presenta una utilización de los espacios en la hoja que se traduce como un pequeño-gran juego de luces y aromas, un juego visual-estructural (sin la experimentación parnasiana) pero presentando una leve conjunción del inconsciente sobre ellos. Tan leve que se desarma en pasitos.

“Miradas de escarcha

Gotean tibieza

La gente pasa
Sobre lágrimas
(20)

Ahora los invito a la lectura de La croa del Sapo una vez se avive el mismo croar del libro junto a Beatriz Montecino el canto de una poeta sobre las ramas de la literatura San Bernardina.



Sobre el texto:
Discurso de presentación de los libros "La Croa del Sapo" y "Antonimia del Ocio"
Publicado en blog de la autora en Febrero de 2008
Publicado en OECH en Febrero de 2012