Crítica a Guaitecas

Crítica al Libro Guaitecas de Jorge Velásquez
Ediciones Kultrun
Dic. 2009
Por Claudia Kennedy

Guaitecas de Jorge Velásquez es un libro que escasea en lo literario pero que pretende instalarse como un discurso en torno al sur chileno desde lo agreste, todo marcado por las justificaciones de tipo patrimonial.

El recorrido es un ímpetu que resulta excusar la falta de versos bien construidos. En Guaitecas¸ (Ed. Kultrún) última entrega del escritor Jorge Velásquez,  existe una narratividad que no está planteada bajo hipertextualidad, sino por la consecuente imposibilidad de abstraerse del paisaje concreto; lo que lleva al autor a describirnos valores y paisajes “Mar e isla/Mar/Islotes/Temblorosas hierbas/Hielo pleistocénico”.

El autor se haya incapaz de crear imágenes poéticas, ello se refleja en lo siguiente:“Barbas disfrazadas con el témpano” a ello se agrega la existencia de un ritmo hostigante.
Se suman a esta experiencia enumeraciones que siguen un tono similar, lo que nos detiene para no seguir leyendo los más de 50 textos restantes.

Sin embargo, desde el texto Golfo Corcovado, el autor comienza a dejar sus malos gestos escriturales, entregándonos –de manera irregular – vigor como lo hiciese el poeta chileno Miguel Luis Rocuant (hace más de 150 años, por cierto).  
Recién, con ello, el escritor aparece dentro de la unidad.

En definitiva, nos encontramos con niveles dispares dentro de ésta unidad, un vaivén que nos dice ¿Por qué Velásquez no exigió más en la selección de los textos que componen aquí Guaitecas?, ¿Por qué en este país TODOs desean TANTo ser poetas?.

Si al autor le interesa, sugiero – sin otra intensión más que se intensifique esa suerte de vigor escritural – que-puede hacer el ejercicio de comparar los textos. En lo particular he podido encontrar existen textos con descripciones que no dan mucho más de que hablar; pero por las hay otras que  poseen sujetos <afectados por acciones o atmósferas> porque aquí el juego que se intenta hacer es el de RECREAR ATMÓSFERAS, situación que se presentan, dentro del libro, de manera rápida e intercalada.

Siguiendo la lectura vuelven a aparecer textos forzados   “Cimientos de matorrales/Oscuras cancahuas/con ritmo de lluvia cabalgando sobre hojuelas”, con adjetivos tan angustiosamente irrelevantes “Al hombro viene la madera verde”
A lo que se agregan interrogantes sobrecargados hacia lo cursi, ello lo denoto en“¿Puede algún protector detener el granizo?/¿Puede la sangre azul revertir varillazos de una funesta/diligencia?”

Lo anterior se presenta de una forma mucho más acabada por Rocuant (el autor con quien le he comparado) : “El mar, clareado, sube, y hasta donde se pierde/reluce sin un punto de gris, de azul, de verde:/i todo es luz escarlata! ?Qué recuerdo lo agita?/Qué remueve el afán de sus aguas? ?Qué excita/el fervor de sus sueños, y lo une al arrojo”

En definitiva si el valor de Guaitecas no se la da una calidad literaria, quizá sea la de sus intensiones patrimoniales en torno al sur chileno y a las condiciones de la naturaleza agreste.



 Sobre el texto:
Publicado por primera vez en INDIE.CL
Publicación de fragmento en blog de la autora en Agosto de 2010
Publicado en OECH en Febrero de 2012