Crítica al libro Paseantes de Ed Del Temple


Paseantes (ed. Del Temple, octubre 2009) es un conjunto de 27 textos en donde Diego Alfaro Palma nos enseña a un hablante ingenuo que escribe sobre distintos personajes de barrio, es un cronista, no hay aquí hibrides sino una mala gestión del autor por llevar a cavo lo que pretendía hacer.
Por Claudia Kennedy


Estos libros de poesía que una NO quisiera continuar leyendo, pero que por no sé qué pasión desafortunada deseamos terminar de leer, buscando, quizá, ESE único texto dentro del libro, ése único verso, como esa única mujer de Rojas, que nos diga, ¡caramba!, este libro se justifica. El problema de Paseantes es ese, no existe un poema que lo justifique como unidad, como Paseantes, (aunque sí existe un par de poemas que podrían ser incluidos dentro de alguna antología de personajes. Sumado a ello tenemos que la selección y distribución de textos es deplorable. Existe al interior de Paseantes de Diego Alfaro Palma (ed. Del Temple, octubre 2009) una serie de textos que dañan el resto de la obra; los que sí logran ser rescatados (y que aún rescatándoles, deben ser depurados); aquellos que nos invitan a seguir, no solo paseando, sino también deteniéndonos un momento, para reflexionar su estructura, su tono, el carácter del texto; obtenemos que hay están  escritos en verso pero con ritmo de prosa, de narraciones, con sólo la idea de escribir una crónica literaria: “Las ruedas de la bicicleta girando/ como un cinematógrafo proyectando lo invisible”; o bien cuando nos dice “Te asomarás por el ventanal/ quizás acompañada de tu gato/ dejando que el frío entre en tu pieza”. Nos remite no tanto a la hibrides de los textos- que en lo personal desearía ver mejor expuestos- sino a la falta de guía para el autor, una palabra amiga que le dijese, -Diego  tú tienes mano de narrador, no de poeta-.

Este muchacho sorprende en un tono irónico, en un juego vivas de observación, pero falto de adjetivación que sorprenda, logra remitirnos a elementos que, quizá nosotros pasamos por alto en lo cotidiano, pero que, al intentar describirlos y compararlos el texto se desarma, incluso desde el primer “verso” de varios textos dentro de esta unidad, en donde un hablante-conserje, bruto- nos invita a su mundo, nos invita a un lugar pequeño, a un espacio de personajes, una descripción en donde faltan técnicas, elementos y bien que le sobran otros tantos, aquí un principiante que intenta forzosamente hablar de algo que irrumpe en la idea del texto (intentando dedicarle un poema a su amada, como si fuese éste el espacio de validación de un poema), nos colma de juicios que inquietan, como en su poema Manual para amas de casa, en el que nos dice “¿Cómo sufrir tanto/ para llegar a nada?/ Arregla tu cabello/ y no uses por esta ocasión/ tu mejor vestido.”. Un texto repleto de frases comunes, que nos remiten no tanto al mundo del personaje sino a la falta de recursos, de imágenes. Lo que se logra medianamente entonces, es lo que puede ser encontrado en los Textos referidos a Personajes (Charlie Brown, Ian Curtis, etc).

En definitiva Paseantes de Diego Alfaro Palma es un libro desesperanzador del panorama literario (uno más para la colección), un libro de un ambiente claro pero blando, sin colores, sin texturas.



Sobre el texto:
Publicado por primera vez en INDIE.CL 
Publicación de fragmento en blog de la autora en Mayo de 2010
Publicación en OECH en Febrero de 2012